Cria de Ranas en Argentina

Cultivo de Ranas

  Cria de Ranas

ranicultura

Cria de Ranas



Cria de Ranas - Ranicultura - Cultivo de Ranas - Cría de Ranas en Argentina - Ranas



Organismos Acuaticos -  Cultivos Acuaticos -  Acuicultura  -     Ranicultura

 

Colocar como Pagina de Inicio |   Agregar a favoritos  | 
Recomendar esta Web

   Cria de Ranas - Ranicultura - Cultivo de Ranas - Acuicultura
 - Organismo Acuaticos - Cria de Ranas en Argentina -  Cultivos Acuaticos - Ranas


La cría de ranas puede ser alternativa rentable.

 
Por: Laura Luccini
Directora de la Dirección Nacional de Acuicultura de la SAGPyA


El cultivo de ranas o "ranicultura" se inserta dentro del contexto general de la acuicultura, término que se refiere a la actividad que abarca el cultivo de organismos acuáticos, sean de origen vegetal o animal.

Cultivo de la rana toro (rana catesbeiana), especie que ofrece mayor respuesta actualmente en cuanto a crecimiento en cautiverio, trata justamente de un cultivo de carácter "superintensivo", ya que mientras el preengorde se realiza a una densidad que puede variar entre 150-300 ranitas/metro cuadrado o más, según algunos productores (promedio de 30-40 g al inicio), el engorde final hasta el peso requerido comercialmente (180 g promedio faenado) es logrado con densidades de 80 individuos/metro cuadrado, pudiendo realizarse en cualquiera de los tres sistemas más empleados en este tipo de cultivo: a) corral semiseco, con pileta; b) corral totalmente inundado y c) cajas, boxes (también denominadas bandejas) con área seca y área acuática.

En todos ellos, el agua deberá ser circulante para su recambio en mayor o menor grado, dependiendo de la densidad de animales que se coloquen y del tipo de sistema empleado. De no utilizarse un sistema de cultivo superintensivo, la rentabilidad es nula. Se debe tener en cuenta, que en ranicultura, el cultivo trata de "animales totalmente distintos dentro del ciclo": renacuajo, imago, rana; para alcanzar el estadio final de rana, se pasa a través de una "metamorfosis", en la que un animal herbívoro (renacuajo) con alimentación vegetariana, largo intestino, que respira por branquias (captando el oxígeno disuelto en el agua), se pasa a un animal (rana) de hábitos totalmente carnívoros.

Actualmente, solamente se utiliza una parte del animal (su carcaza), descartándose el resto en la práctica diaria. Por lo tanto, existe una pérdida del producto al momento de faena, por lo que en realidad el productor ha invertido mayor cantidad de alimento en parte de rana, que se desperdiciará. Como el kilo de alimento balanceado disponible en nuestro país cuesta en promedio $ 1,10/kg, cada kilo de carne de rana faenada le costará cerca de $ 6. Por otra parte, no deberá contabilizar ventas de subproductos (cueros, hígados, intestinos) porque hasta el momento y a la cantidad de producto producido, no existe posibilidad de contar con entradas provenientes de este tipo de subproductos. Ranitas A su vez, deberá contemplar que el costo del mantenimiento que insume la obtención de ranitas vivas (rango de 20 a 50 g) es de $ 0,10/gramo, por lo que cada individuo de peso promedio 30 g costará $ 0,30 (de producción o compra). Esta es la ranita que el productor podría adquirir para entrar directamente en la fase de preengorde y continuar el ciclo hasta el peso de venta, realizando su engorde final hasta el peso de comercialización en mercado interno central o regional.

En ranicultura, las mayores pérdidas naturales, o por mal manejo de las fases o sistemas, o por mala nutrición, se obtienen a partir del inicio de incubación de los desoves ya fertilizados, hasta la obtención de los imagos (inmediatamente luego de la metamorfosis) y, especialmente, al comienzo de la alimentación de estos últimos (el imago debe aprender a ingerir alimentos, pues luego de la metamorfosis recién finalizada, carece aún de boca formada para ingestión). La tasa de mortalidad durante la fase del ciclo que abarca el preengorde y engorde puede alcanzar a menos de 40%, según datos de productores de la Asociación Argentina de Ranicultores. Estas pérdidas se disminuirán con el aprendizaje diario y los cuidados aportados.

Cuando se cultivan ranas desde el peso de 30 g promedio, hasta el de 200 gramos (a la faena), existirá un porcentaje bajo del total de individuos que participarán de la llamada "cabeza de lote" (los primeros en alcanzar peso de faena). Ellos mostrarán un crecimiento más alto y, por lo tanto, una salida más rápida al mercado consumidor. Inmediatamente por detrás, se mostrará el grupo más amplio que ocupará el centro del lote (conocido como "media"); y luego, un grupo pequeño, situado a la cola, que no alcanza o no alcanzará nunca en forma rentable el peso de faena estimado previamente, durante el período analizado ("cola de lote").

No existen datos estadísticos concretos y publicados, pero la experiencia de varios productores de la asociación indica que 20% se comporta como "cabeza de lote"; 65%, como media; y 15%, como cola de lote (en general, es lo mismo para todo cultivo de organismos acuícolas). Estos resultados pueden ser atenuados y mejorados en el curso del cultivo y su continuidad, logrado por una selección apropiada y un mejoramiento genético; sumado a la experiencia que aportará el propio productor; pero de todas formas, aun siendo más parejo el crecimiento y mejorándose la respuesta, la curva de crecimientos mostrará siempre el mismo tipo, disminuyendo, probablemente, el porcentaje de "cola de lote" en el tiempo.

Resumiendo, podemos decir que si se parte con un lote de ranas, efectuando solamente las fases de preengorde y engorde, 80% promedio se comercializará a la faena inmediata a precio de "primera calidad". Si se trata de animales de 200 gramos (10 ranas/kilo), 20% restante se venderá como de "segunda calidad". Según los datos obtenidos y analizados por la Asociación Argentina de Ranicultores, el costo de kilo de ranas en criadero, sin contemplar otros ítems, se estima inicialmente en $ 16/kilo. Ahora bien, a este costo de producción se deben sumar otros originados en diferentes supuestos, si realmente se realiza un análisis económico serio y se plantea un ranario que pueda producir ganancias con éxito.

En ranicultura, así como en otros cultivos acuáticos, la incidencia en el costo, derivado del alimento ración empleado, es alta (entre 50% y 60% del costo operativo de la producción), y con más razón para un sistema de cultivo superintensivo. El ítem correspondiente a la mano de obra se ubica en segundo lugar, porque deberá estar en sintonía con el correcto gerenciamiento de la producción y porque casi no existe mecanización alguna posible, por el momento (sólo 1 ranario en la Argentina lo está intentando con éxito). Mantenimiento El resto de los costos operativos, correspondiente al mantenimiento (como la energía para el bombeo del agua; la correspondiente a la climatización del ambiente o del agua; la producción de alimento vivo si correspondiere (o el costo del alimento flotante; así como otros ítems), constituye un porcentaje menor comparado con los anteriormente señalados.

Como ejemplo, se considera que un engorde total de 30.000 animales, necesita contar con 80 horas/hombre/semanas de trabajo. Tal engorde produce 300 kilos/semana, por lo que se insumirían 80 hs/300 kg, lo que significará 0,27 de hora/hombre. Esto es, un costo cercano a $ 1/ kilo de animal faenado, dependiendo de las condiciones de trabajo que se obtengan localmente, que pueden incidir positiva o negativamente sobre el costo total de la mano de obra. Esta mano de obra se mantiene igual si se duplica la producción a 60.000 ranas y puede disminuir en el caso de trabajarse en forma familiar. De esta forma, el kilo de rana producida se elevará a $ 17. El producto elaborado, de buena calidad, estará destinado a un mercado que lo consuma por ser "gourmet", producto exótico y últimamente por tradición de las etnias asiáticas (ventas en vivo).

El nivel adquisitivo de los consumidores deberá ser, por tanto, alto. Para restoranes de primer nivel en donde se pueden obtener precios (al productor) de entre $ 18 a $ 22/kilo, dependiendo del costo exacto del producto en el productor y según la cantidad de ranas en cultivo). Este mercado solicita producto (existe demanda actual), siempre y cuando la oferta sea de excelente calidad, con packaging sencillo pero bueno, seriedad sanitaria, mantenimiento de cadena de frío y continuidad de oferta. Este último punto es de suma importancia y deberá ser respondido por el productor. La continuidad en el abastecimiento al mercado es imprescindible. Especialmente en la ciudad de Buenos Aires, se puede apuntar a un volumen de cerca de 10 a 20 kilos/semana o más, en la actualidad.

La infraestructura necesaria para cumplir estas premisas está lejos de ser alcanzada por el productor solitario y artesanal, ya que este último se verá obligado a comercializar su producción en forma local y discontinua, dependiendo, además, en este caso, de la competencia proveniente de la rana de pesca o caza, especialmente en aquellas zonas donde tal actividad es normal y tradicional.

Fuente: Ambito Web

Enlaces acerca de la Cría de Ranas y
Mas Informacion sobre Ranicultura
Más Información sobre Cultivo de Ranas y Acuicultura
 

  Cria de Ranas - Ranicultura - Cultivo de Ranas - Acuicultura - Organismo Acuaticos - Cria de Ranas en Argentina -  Cultivos Acuaticos - Ranas

Valid HTML 4.01 Transitional ¡CSS Válido!

 

Otros Enlaces acerca de Cria y Reproduccion






 



Cria de Animales y Aves

cria de animales
cunicultura


alquiler de apartamentos en europa Ver Descripcion de los Sitios

 

 

Copyright © 2006 Cria de Ranas Todos los derechos reservados - Designed by Marketing en Red